¿Acaso el mal debe permanecer inmune mientras el bien se castiga? El precio de actuar bien. (#153)

04 agosto, 2021
/
¿Acaso el mal debe permanecer inmune mientras el bien se castiga? El precio de actuar bien. (#153) - agustinblanco.com
Puedes disfrutar de este podcast en:

Hacer lo correcto parece ser lo difícil en muchas ocasiones.

A lo largo de la historia, personas excelentes, de una ejemplaridad intachable han pagado en ocasiones el más elevado de los precios por ello.

¿Es que acaso el mal debe permanecer inmune mientras el bien se castiga?

Algunos dicen con resignación:

«Así es como funciona el mundo. No hay nada que hacer».

Sócrates fue forzado a morir en prisión por presuntamente corromper a las juventudes con sus enseñanzas.

Catón el Joven, una de las figuras estoicas más ejemplares, y denominado por el intransigente Séneca como «la imagen viviente de todas las virtudes», se dio fin abriéndose las entrañas con su propia espada antes de caer en manos de los corruptos.

Rutilio Rufo, descrito por el historiador Dión Casio como «un hombre de tal excelencia y buena reputación que molesta a los poderosos», que entregó la vida a su patria combatiendo, entrenando a las mejores tropas romanas, luchando contra la corrupción de la República y persiguiendo a políticos corruptos. Su recompensa final por tan honorable trabajo, fue ser requisado de todos sus bienes y obligado al exilio, por suponer un obstáculo para los objetivos de algunos.

Menos mal, que su maestro Panecio, líder de la escuela estoica en aquellos tiempos, le había instruído fehacientemente en la importancia del deber ante todo, mostrándole la vida como una pelea de pancracio, en la que debes permanecer siempre alerta y preparado para los embates que ésta pueda proporcionarte, resistiéndolos y absorbiéndolos sin quejas ni gimoteos.

Jesucristo repetía incansablemente e invitaba a los que le escuchaban a «poner siempre la otra mejilla», e incluso mientras era crucificado clamaba «perdón para aquellos que no saben lo que hacen».

De igual manera, los estoicos; instaban siempre a predicar con el ejemplo para liberar de la ignorancia a los que aún no han encontrado la manera correcta de actuar, pensar y ser.

Lo fácil es ser uno más en el rebaño de la corrupción. Lo fácil es hacer trampas. Lo fácil es clamar venganza. Lo fácil es decir «si ellos no lo hacen yo tampoco», o lo contrario; «como ellos lo han hecho, yo también».

LO FÁCIL ES SER IGUAL.

Ambos modos de actuación tienen su precio. Uno de ellos te hará recordar siempre que no actuaste como debías, y te vestirá con vergüenza aunque sea solo ante tus ojos. El otro, a pesar del peaje a pagar, mantendrá tu conciencia limpia, satisfecha y en paz.

Por nuestra débil naturaleza como humanos, a menudo estaremos en el filo entre hacer lo correcto o dejarnos llevar por lo fácil, por lo rápido, por lo que hace la mayoría; «si total… por uno más».

Sócrates, Rutilio, Jesucristo, Teresa de Calcuta, Nelson Mandela, Martin Luther King… Todas ellas figuras que decidieron mantenerse firmes ante sus valores, dando su vida para hacer el bien a los demás y que aún así, pagaron un elevado precio.

Todas ellas personas que en algún momento miraron a su alrededor, contemplaron toda la corrupción circundante y pensaron;

«No importa lo que los demás hagan o digan, yo voy a hacer lo correcto».

A pesar de ello…

¿Querrían venganza? Algo me dice que no.

¿Lo volverían a hacer? Estoy convencido de que sí.

En cambio, aquellos que mueren rodeados de poder e influencia conseguidos de manera ruín, lo que a menudo suele ir de la mano con una cantidad proporcionalmente inversa de amistades reales, confianza y amor…

¿Volverían a pagar el precio?

Aquí no estoy tan convencido.

Cuándo llegue tu momento y te toque hacer revisión de tu vida…

¿Qué sentimiento te gustaría encontrar en tu interior?

¿Te gustaría darte cuenta de que has pasado más tiempo ayudándote a ti y a los demás, o a tu bolsillo?

Y en consecuencia,….

¿Cómo actuarás ahora?

«Podéis poner vuestras manos violentas sobre mí, pero mi mente permanecerá comprometida con el bien».

Zenón

Gracias un día más por estar ahí, y formar parte de esto. Recordarte, que puedes suscribirte en agustinblanco.com para no perderte ninguna publicación y recibir cada sábado los mejores aprendizajes de la semana. 

#CONOCEPARASERLIBRE

Aprende y crece cada día

POST RELACIONADOS

ÚLTIMOS POSTS

Deja un comentario

Responsable: AGUSTIN BLANCO CRUZ
Finalidad:
 responder a tu solicitud, así como posibles envíos comerciales
Legitimación:
 gracias a tu consentimiento
Destinatarios:
tus datos se encuentran alojados en Siteground
Tus Derechos: 
Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión de tus datos

Deja tu mail si quieres que te avise con cada nueva publicación en el blog y podcast.

Responsable: AGUSTIN BLANCO CRUZ
Finalidad:
 responder a tu solicitud, así como posibles envíos comerciales
Legitimación:
 gracias a tu consentimiento
Destinatarios:
tus datos se encuentran alojados en Siteground
Tus Derechos: 
Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión de tus datos

SUSCRIBETE y recibe los mejores aprendizajes semanales cada sábado

Responsable: AGUSTIN BLANCO CRUZ
Finalidad:
 responder a tu solicitud, así como posibles envíos comerciales
Legitimación:
 gracias a tu consentimiento
Destinatarios:
tus datos se encuentran alojados en Siteground
Tus Derechos: 
Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión de tus datos